VALERIA BADANO

 

 

// Valeria, con su vida también rodeada de libros

 

Estanislao… revolviendo la vida de Valeria

http://iflacenarg.bravehost.com/vbadano.html

 

 Valeria Badano

Luján (B.A.)Argentina.

E-mail: valeriabadano@gmail.com

http://www.critica.cl/mundo-cultural/index.php/noticias/entrevistas/entrevista-a-valeria-badano/

Valeria Badano.
Nació en Luján, provincia de Bs As, Repùblica Argentina.
Es profesora universitaria en Letras; Licenciada en Letras con orientación en Lingüística Por la Univ. De Moròn. y Especialista en Estudios acerca de la Mujer y del Género . Es escritora.
Es miembro del Consejo Editorial de la revista Alba de América.
Trabaja como docente e investigadora.
Participó en más de cuarenta congresos nacionales e internacionales como investigadora y fue la Coordinadora General del XXIX Simposio Internacional de Literatura organizado por el ILCH, que se realizó en Luján durante el mes de agosto de 2007.

.

 

Las Otras Miradas: Historias de Mujeres

Editorial: Nueva Generacion I.S.B.N : 9789871395224 Clasificación: Humanidades »Critica Literaria » En General Formato: Rústica Disponibilidad: Salida del depósito en 72 horas hábiles Paginas:254 Publicación: 18/08/2009 Idioma: Español

 

La Voz Abismada: El Espacio y la Palabra

Editorial: Nueva Generacion I.S.B.N : 9789879030974 Clasificación: Humanidades »Critica Literaria » Genero Formato: Rústica Disponibilidad: Salida del depósito en 4 días hábiles Paginas:138 Publicación: 10/05/2007 Idioma: Español

Entrevista a Valeria Badano Por Alejandra Crespín Argañaráz Entrevistas 22.11.09

Nació en Luján, provincia de Bs As, Repùblica Argentina.

Es profesora universitaria en Letras; Licenciada en Letras con orientación en Lingüística Por la Univ. De Moròn. y Especialista en Estudios acerca de la Mujer y del Género . Es escritora.

Es miembro del Consejo Editorial de la revista Alba de América.

Trabaja como docente e investigadora.

Participó en más de cuarenta congresos nacionales e internacionales como investigadora y fue la Coordinadora General del XXIX Simposio Internacional de Literatura organizado por el ILCH, que se realizó en Luján durante el mes de agosto de 2007.

Ha escrito y publicado

Las otras miradas: Historias de mujeres. . “Mírala parirse.  “De puño y letra.  “La mesa está servida.

“Secreto a voces.

“Los espacios: metáforas del sujeto en la obra de Manuel Puig”,  “La infancia como universo textual”  “Voces y miradas de América”  “Diana, la cazadora de deseos.

Las Metamorfosis del Cuerpo

La voz abismada

: “Mi mamá es una bruja” (cuento infantil)

: “El cumpleaños” , “Decires de la palabra perdida”,

Actualmente coordina  talleres de escritura para adultos y adolescentes en la zona donde vive.

Nos gustaría saber cómo y cuándo supo que lo suyo era escribir.

VB: Desde chica sentí una inclinación por la palabra literaria. Tal vez fue un don –como el de los de las hadas de los cuentos- que me dio mi mamá el día en que nací porque ella tenía un regalo preparado para mí (un bebé del que ni siquiera conocía el sexo pero que, como casi toda madre, ya sentía (o deseaba) todo de mí): el libroMujercitas de L. Alcott. Ése fue mi primer regalo, el regalo-don que me dio mi mamá y creo que me marcó para siempre (no a fuego, sino a tinta y papel). Después siguieron cuadernos y cuadernos que todavía conservo (gracias al cuidado de mis papás) en los que contaba historias rimadas porque, dicen que decía, no podía escribir sin hacer rimas. Esos son testimonios escritos con una letra redonda y prolija que están acompañados de flores y corazones, porque en ese entonces dibujaba mis cuentos. Pero el primer recuerdo concreto y propio que marca la contundencia de mi deseo de ser escritora está en un trabajo escrito que nos hizo hacer mi maestra de quinto grado. Había que escribir nuestra autobiografía y recuerdo el cuidado que puse al seleccionar cada palabra y cómo me divertía esto de que una palabra escrita fuera algo que hablaba de mí (lo de las representaciones lingüísticas que aprendí mucho mucho después). En el final de mi autobiografía yo aseguraba que quería ser escritora. ¿Y sabés que escribió mi maestra cuando me hizo la devolución?: “Ya lo creo que lo serás. ¡Y de las buenas!” No sé si llego a ser de las buenas pero no puedo olvidar ni dejar de agradecerle, claro, semejante acto de aliento, esa generosidad de mi maestra de quinto grado, la ‘Señorita Viteritti’ que supo apreciar y aplaudir un deseo tan en ciernes y tan íntimo.

¿Cuándo surge su primer libro?

VB: Antes de que apareciera mi primer libro, fueron apareciendo publicaciones aisladas, trabajos de crítica, papers de la universidad. Un cuento mío. ‘Lápices con punta’, fue publicado en una antología de Cuentos para chicos enamorados de la Editorial Orión, en 1992. Estrenaba título universitario y me animaba a escribir nuevamente porque durante mis años en la universidad, mientras estudiaba mi profesorado en Letras, no pude escribir ni una línea de ficción.

Poldy Bird en su editorial, me abrió esa posibilidad y venciendo un prejuicio intelectual, ése por el cual la literatura popular o la lacrimógena no podía ser considerada literatura, mandé ese cuento para chicos. ¿Y sabés qué me dijo Poldy? que ese cuento era realmente para chicos porque estaba escrito desde la voz y la mirada y las sensaciones de un chico. Ahí entendí qué quería hacer: escribir para chicos pero no como una adulta que les habla, sino siendo una nena, cómplice en ese mundo maravilloso de lo todo posible y, a la vez, terrible y fatal.

¿Qué temas la subyugan para plasmar en su literatura?

VB: Me gusta lo íntimo. Por eso me gusta el mundo de los chicos y los temas que a ellos les preocupan: el miedo es uno de esos temas. Por eso escribí dos antologías, una se llama Lo que ellos no saben. Esos ‘ellos’ son los adultos y justamente lo que no saben,  esos miedos nuestros, infantiles, es lo que comparto con los lectores. La otra antología se llama Cuentos increíbles y otra vez, me hago cómplice de los secretos que los chicos –los protagonistas de los cuentos y, tal vez los lectores- conocen.

Ahora me ocupa un tema que deriva de mi investigación como crítica, la problemática acerca de los estudios de las mujeres y el género, por eso estoy escribiendo textos que tienen que ver con eso. Desde un lugar íntimo, como es la mujer -y yo desde ese lugar- pretendo poner palabras a hechos, situaciones, sensaciones y deseos, acallados en las mujeres.

¿Cómo funciona su proceso creativo?

VB: Pienso mucho lo que quiero escribir. Voy tramando en mi mente las acciones de los personajes; que generalmente es uno, una, en primera persona y en  presente. Me gusta que las cosas que suceden, sean en primer plano, a una mujer a la que ahora le pasa algo y habla; a un niño que le sucede algo y lo quiere decir.

Cuando la historia está bastante armada en la mente, empiezo a escribir en diferentes papeles sueltos, hojas borradores, papeles usados con otras anotaciones, ¡un verdadero palimpsesto! Escribo en papel, las ideas, algunas oraciones que no quiero que se me escapen porque me gustan como suenan. Escribo cuándo y dónde puedo, esquivándole a todas las actividades, infinitas actividades que como mamá de cuatro chicos chicos tengo.

Una vez que ya está casi todo bien pensado, y si ya el final está cerrándose hasta con la frase que remata, prendo la computadora. Y trabajo de un tirón… Después vienen las correcciones.

Muchas veces, las primeras versiones las comparto con grandes escritoras, Ester de Izaguirre o Luisa Valenzuela, esperando que ellas me den el okay o hagan alguna observación.

¿Qué cosas le emocionan de la vida?

VB: Me emociona la vida, y esta es una frase hecha pero es así. Me matan las conversaciones entre mis hijos y sus primos y cómo ordenan el mundo con esas palabras dichas a medias.

Me emociona la historia intimista, el recuerdo de mis abuelas y su manera de hacer el mundo hace un siglo atrás.

Vuelvo sobre lo mismo, y sé que soy reiterativa: me gusta lo pequeño, el lugar íntimo porque veo que allí se abre un universo.

Me emocionan muchos los finales y los comienzos.

Sabemos que ha presentado su último libro, ¿qué encontrará el lector en su obra?

VB: El último libro es mi segundo de ensayos, se llama Las otras miradas. Historias de mujeres. Y ahí el lector encontrará mis lecturas críticas de parte de las obras de Luisa Valenzuela, Ester de Izaguirre, Cristina Bajo, Sylvia Molloy y Josefina Cruz. Es una obra que me llena de alegría porque, como dije en la presentación que hicimos en Luján en septiembre de 2009, ahí convergen dos actividades que me definen: leer y escribir; convergen voces: la mía y las de las escritoras que admiro; convergen tiempos, porque el libro nace de la suma de trabajos que fui elaborando en diferentes oportunidades desde hace más de diez años; convergen inquietudes porque los primeros trabajos fueron escritos desde una crítica intuitiva pero cuando me especialicé en los Estudios de las Mujeres, vi que lo que yo había leído era una preocupación de muchas otras. Entonces el libro es hablar de esas escritoras que admiro y es hablar de mí, también; yo mujer, yo escritora.

Alejandra Crespín Argañaraz
Profesora Superior en Letras
I.N.E.S. Nª 2 “M. Acosta”

 

Lujanenses obteniendo el premio “Mujer Innovadora 2010”
El camino de la mujer
Porque desde sus actividades, marcan y remarcan rumbos. Porque son mujeres y desde su rol, abren caminos, muestran opciones, señalan ventanas, se planten y se replantean la esencia del ser y hacer. Y son reconocidas y primero y fundamental, ellas mismas se reconocen como hacedoras de un rol y un cambio siempre necesario.La casa es apenas un revuelo. Porque sólo están Estanislao con sus preguntas de todo en idioma sólo entendible para su mamá, Imanol perplejo ante la compu y el perro que ladra queriendo entrar. Ese revuelo es apenas, porque después de las cinco de la tarde convergen allí también Catalina que es algo así como ya una señorita y Paloma, que desde su 1° grado seguro que revoluciona todo también. Y entonces, Jorge se pone a preparar la cena o a ayudar con los chicos, para que Valeria pueda leer, escribir, investigar, analizar y conocer a esas tantas e infinitas mujeres de la historia que hicieron su historia y le dieron un pestañeo diferente a la historia.Valeria Badano es Profesora Universitaria en Letras, con Licenciatura y ahora trabajando en su Tesis para el Doctorado, y combina su trabajo como docente en nivel Polimodal y en la UNLu, como así también su trabajo a pura pasión que es el escribir, el leer, el investigar acerca del género y su rol que no quiso posponer: el de esposa y madre. Ella, como otras mujeres de nuestra ciudad, este pasado martes 7 a las 11 de la mañana fueron reconocidas con el premio “Mujeres Innovadoras 2010” en el Senado de la Provincia de Buenos Aires. Por eso, para saber algo más acerca de este reconocimiento, charlamos con Valeria Badano, que nos contaba: “Es un premio anual que tiene un tiempo ya, tiene una Ley Provincial que es la N°13.032 y premia a las mujeres de los municipios donde se trabaja en estas cuestiones de género. Se premia de Luján a Nora Grifina –por Acción Política – , a Rosa Freire –por Derechos Humanos – , a María Toccalino –por Deportes – a Celeste Menéndez por su labor docente y a mí en el área de las Letras, por parte de la Cámara de Senadores de la Provincia y la Comisión de Igualdad Real de Trato y Oportunidades, que tiene que ver obviamente con todo el trabajo sobre género. Realmente ésto a mí me sorprendió. Es decir pensé ‘qué suerte’ y enseguida pensé que agradezco que desde la Dirección de la Mujer de nuestra ciudad se haya pensado en mí para mandar el currículum, que es una manera de visibilizarme, porque muchas veces pasa que el trabajo de escritura, el de lectura no es muy visible y si a eso se le suma que es un trabajo de mujeres, menos aún, y el trabajo en una localidad también es bastante invisible en relación con la Provincia, ni hablar con la Nación, y bueno, que me hayan mirado y que hayan mirado a estas otras mujeres, que hayan mirado los currículums, que desde La Plata hayan reparado en los trabajos que se hacen en los municipios y que de alguna forma se los distinga, está bueno. Es un lindo mimo”, decía Valeria feliz por lo logrado y ante todo, feliz por su tarea elegida.

“Está muy bien que entendamos que la actitud creativa de las mujeres hay que señalarla. Que está muy bien atender las urgencias como las mujeres que están ligadas a las cuestiones de violencia, de medicina, pero también por suerte hay mujeres que no tienen problemas de violencia, de salud, que no tienen otros problemas que son los que por ahí primero salen en los diarios, y que son mujeres que quieren hacer cosas, por ejemplo, leer y escribir. Y que estas mujeres empiecen a ser consideradas, está muy bien”.

POR DONDE ANDAN SUS PALABRAS

“El año pasado presenté mi segundo libro de ensayo, que trata particularmente acerca de estudios de la mujer, se llama ‘Las otras miradas… historias de mujeres’. Es un libro en el que tomo a 5 escritoras argentinas y trabajo sobre una parte de la obra de ellas, donde veo que están trabajando el tema de género, muchas sin saberlo, que trabajaron algunas la literatura como pudieron o tal vez otras ya con toda una trayectoria del cómo escriben las mujeres. Ese libro lo armé en razón a un montón de ensayos que había ido armando a lo largo de los años, son ensayos que fui presentando en diferentes Congresos desde el 99, pero después que hice la especialización del estudio de las mujeres en la UNLu me di cuenta que todo eso que yo había escrito en forma bastante intuitiva digamos, sentí que valía la pena armar el libro”, mencionaba Valeria sobre la edición de su trabajo durante este pasado 2009, y sobre su labor coordinando talleres de lectura, reflexión, investigación, escritura, decía: “Es como que sin darme cuenta empecé a hacer, en el espacio que la Municipalidad me dio, un espacio que es cero político, no tengo nada que ver con la política, pero cuando el libro estaba por salir, en ese momento la gente de Cultura convoca a escritores lujanenses y me llaman, entonces yo les digo que lo que me interesaba era hacer un taller de lectura y escritura para mujeres sobre escritoras, así que se hizo el año pasado en la Biblioteca Jean Jaurés , estuvo bárbaro porque fueron un montón de mujeres de todos los puntos de Luján, fue genial, se lograron cosas muy buenas porque se habló de todo, pasaba que muchas de esas mujeres –las más grandes – tenían como una postura muy patriarcal ‘que las señoras, que el marido, que los hijos, que la casa’, entonces cuando yo proponía cosas diferentes me miraban con una cara…pero después empezamos a ver de qué manera las mujeres que estábamos ahí habíamos manejado la maternidad, de qué cosas nos arrepentíamos y no nos atrevíamos a decir, a qué cosas habíamos renunciado por alguna razón, fue un espacio donde escribíamos, leíamos, discutíamos y salían cosas personales, porque se pudo hablar de los hijos, pero además, de política, de derechos humanos, de medicina, de qué cosas nos gustaban leer, se abrió como un lugar diferente, un lugar donde por dos horas había un espacio de discusión de un montón de cosas. Estuvo muy bueno”. Este año, desde la Dirección de la Mujer se le propuso realizar un taller reuniéndose en la Biblioteca Ameghino , del cual la Lic. Araceli Bellota se encargó de coordinar la parte histórica y ella la literaria.

“La idea de esta cátedra era convocar a mujeres y a varones y trabajar tratando de visualizar y de visibilizar a las mujeres en la historia, en general, en la historia Argentina particular y en Luján. El trabajo fue y está siendo –porque aún no se terminó – muy arduo, porque una parte fue la de Araceli dando cátedra de la historia, después las asistentes leían material histórico y literario, lo discutíamos y empezó el trabajo de investigación, que esa era la propuesta final, la de investigar a las mujeres de Luján, tratando de corrernos un poco de la figura de Ana de Matos, la Sra. de Steverlynck, o sea, tratar de ver a otras mujeres, así que se propusieron nombres y empezaron a trabajar, fueron a la biblioteca del Museo, investigaron en los diarios locales, hicieron entrevistas a algunas de esas personalidades o a sus herederos y se armaron biografías, pero biografías que plantearan la perspectiva de género, no como la biografía típica con datos nada más. Y de lo que ya estoy leyendo –que faltan entregar algunos trabajos todavía – están bárbaros”; y allí surgieron mujeres, grandes mujeres, como María Teresa Tartaglia de Silvano – “todo el mundo sabe que fue la primera directora del Museo, pero en la entrevista la idea era que ella no contara lo que ya todos sabían, sino que se tratara de ver en qué actitud, en qué conducta, ella había manifestado una ruptura que tuviera que ver con el género – mencionaba Valeria, o mujeres como Pocha Furt o “ también una ‘curandera’ a la que le decían La Vieja Yulita , muy famosa, de la que decían que hasta los médicos mandaban a sus pacientes cuando no había forma de curarlos y que hasta venía gente de otros lugares a verla, eso es interesante, cómo hizo una mujer en la década del 40 para ponerse a la par de la medicina si aún hoy todo lo que es homeopático es difícil, imaginate en ese tiempo, y que nadie la tildara como ‘bruja’, porque además nunca tuvo denuncias, ni problemas…”; la biografía se completa con algunas mujeres cartoneras, con mujeres ligadas a los derechos humanos que también aparecen como protagonistas de las biografías.

“Lo formal ya se terminó. Ahora se están terminando los textos y dentro de dos semanas nos juntamos en la Biblioteca Ameghino , la idea es que desde la Dirección de la Mujer se arme un pequeño librito con estas biografías donde aparezcan entonces las biografías de mujeres de Luján biografiadas por mujeres de Luján, aunque hay un hombre en este trabajo que justamente decía ‘cómo hago para escribir si no soy mujer’ y yo le decía ‘justamente no tenés que ser mujer para tener la perspectiva de género, para tener la perspectiva de género, tenés que tenerla”.

Valeria lleva a Estanislao a hacer pis. Es mamá, claro. Pero vuelve enseguida para seguir poniéndole pasión a la charla, porque también ama profundamente su vocación y profesión y señala: “Yo quiero ésto. Quiero el lío de los chicos dando vueltas por encima, tener que suspender alguna actividad porque tengo que ir a una fiesta escolar, dejar de escribir lo que estoy escribiendo porque tengo que ayudar a hacer la tarea…está bueno eso, pero no privarme de todo lo otro que es lo que también quiero. A mí me gusta estudiar. Leer. Escribir. Trabajar en las investigaciones. Todo quiero hacer. Con sacrificio, por supuesto, pero saber que la maternidad o la conyugalidad es una cosa y no te hace no poder elegir lo otro. Por suerte me llevo bien con esas dos cosas”.

Las felicitaciones para Valeria Badano y para Rosa, Celeste, María y Nora, mujeres que desde el ser mujeres, aportan su protagonismo en estos tiempos. El reconocimiento es merecido y es ejemplo de un saber que el camino puede ser bien variado y nuevo, a cada paso.

Lili Ricciardulli

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: